ATEX

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Expertos en instalaciones bajo Atmósferas Explosivas

 

Se entiende por ATMÓSFERA EXPLOSIVA  toda mezcla, en condiciones atmosféricas, de aire y sustancias inflamables en forma de gas, vapor o polvo en la que, tras la ignición, se propaga la mezcla no quemada.

 

Parámetros característicos ATEX

Rango de explosividad: Para que la atmósfera se convierta en explosiva, la concentración de los elementos antes citados deben estar dentro de un rango.

Por encima o por debajo del mismo no se puede considerar como tal. El rango lo determinan los límites de explosividad:

  • Límite Inferior de Explosividad (LIE): Es la concentración mínima de gases, vapores o nieblas inflamables en aire por debajo de la cual, la mezcla no es explosiva.
  • Límite Superior de Explosividad (LSE): Es la concentración máxima de gases, vapores o nieblas inflamables en aire por arriba de la cual, la mezcla no es explosiva.
  • Temperatura de inflamación o punto de destello: Es la temperatura a la que el desprendimiento de vapores es suficiente para que se produzca la inflamación por aportación de energía de un foco externo.
  • Temperatura de ignición o de autoignición: A esta temperatura la mezcla entra en combustión espontánea. No precisa una fuente de energía externa para que se produzca la ignición.
  • Temperatura máxima superficial: Temperatura máxima que puede alcanzar un material sin convertirse en un foco de ignición para a atmósfera que lo roda.
  • Energía mínima de inflamación: Es la energía que debemos aportar a una atmósfera explosiva, para que se produzca la ignición.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]